Sostenibilidad

Sostenibilidad banner

 

“Pensar de forma sostenible significa recurrir a materiales reciclables o reutilizables, con una vida útil prolongada y una huella de carbono reducida durante todo el ciclo de vida”  

Pascal Eveillard. Director de Construcción Sostenible del Grupo Saint-Gobain  

En el corazón de la construcción sostenible existe el deseo de responder a los desafíos del cambio climático y la escasez de recursos, pero también de promover la salud y el bienestar de los ocupantes.   

Techos y fachadas verdes, edificios bajos en carbono, edificios de energía positiva producen más energía de la que consumen. Una vivienda virtuosa, bioclimática, que consume menos energía y está mucho más enfocada al ocupante. A esto se le llama construcción sostenible, ¡Y es un futuro que ya se está combinando con el presente!  

La construcción sostenible significa considerar la estructura en su conjunto, desde la fabricación de materiales hasta la deconstrucción del edificio al final de su vida útil. Lejos de ser una moda pasajera, es más bien un enfoque nuevo, tanto medioambiental como social, para construir la ciudad del futuro. Una ciudad razonada, centrada en la convivencia, el desarrollo sostenible y la preservación de la biodiversidad. Una ciudad responsable, con construcciones virtuosas, pensada para consumir poca energía y que se apoya en fuentes renovables (hidráulica, solar, eólica, biomasa, etc.) y no en recursos fósiles. Este es uno de los mayores desafíos de la construcción sostenible, que tiene como objetivo mejorar la eficiencia energética de los edificios, que son responsables del 40% del consumo de energía en todo el mundo.  

UN NUEVO ENFOQUE DE CONSTRUCCIÓN SOSTENIBLE 

¡Las ciudades deben reinventarse! Por un lado, una población mundial creciente y cada vez más urbana, por otro, una conciencia del enorme impacto de la construcción en el clima, los recursos naturales y la salud. Frente a múltiples desafíos, la Ciudad debe reinventarse para brindar un mejor entorno de vida a las generaciones futuras.   

Para lograr estos objetivos, el edificio debe diseñarse de manera eficiente desde el principio. Esto presupone nuevas prácticas que orientarán todas las acciones en la cadena de la construcción: fabricación de materiales, diseño, producción y operación de edificios, etc. Nuestro objetivo, comprometernos con un mundo 100% circular y sin emisiones de carbono, sin residuos.   

En Saint-Gobain no nos falta agilidad ni atrevimiento en imaginar nuevas soluciones: acristalamientos térmicos , enlucidos magnéticos (British Gypsum), mortero adhesivo ecológico, acristalamientos electrocrómicos de tinte variable , o incluso revestimientos de paredes destinados a optimizar la calidad del aire Novelio CleanAir.  

En esta línea de economía circular la lana de vidrio ISOVER contiene hasta un 90% de vidrio reciclado; el nuevo aglutinante sin formaldehído se produce a partir de materiales de base biológica; en Francia, en 2018 se puso en marcha un canal de reciclaje de lana de vidrio procedente de la deconstrucción, Placoplatre ha desarrollado un canal de reciclaje de residuos de cartón yeso a los profesionales como alternativa al vertido de residuos, etc. Este enfoque permite limitar la supresión de materias primas y así responder al desafío de la escasez de recursos.  

UNA CONSTRUCCIÓN MÁS LIGERA 

Menos hormigón, más paneles de yeso y madera. Menos obra, más casa prefabricada y más flexible. Ante el desafío climático y demográfico, la construcción ligera es fundamental como solución asequible y sostenible para que todos puedan encontrar alojamiento con el máximo confort.  

Este método de construcción se basa en ciertos materiales como la madera o el metal para componer la estructura de un edificio, en lugar de cemento y ladrillo. Lejos del efecto moda, esta tendencia es sobre todo la puesta en valor globalizada de un enfoque local y tradicional de la construcción. De hecho, en Escandinavia, Japón o Estados Unidos, la construcción de estructuras de madera es la norma. En los Estados Unidos, el 90% de los edificios individuales se basan incluso en estructuras modulares de madera.  

Materiales nuevos y ligeros como el hormigón a base de fibra vegetal, que hace una notable entrada en las obras al ofrecer un gran aislamiento térmico. Más innovador, el ladrillo de papel reciclado, aligera las estructuras al tiempo que responde a los desafíos del desarrollo sostenible. Al igual que los bloques de hormigón de madera ecológicos, cinco veces más ligeros que sus primos tradicionales.   

LA CASA INDUSTRIALIZADA. Un ejemplo de construcción rápida y ligera. 

En un mundo en busca de durabilidad, calidad y precios de construcción razonables, la gran revolución en la construcción ligera es la industrialización de procesos. Y más precisamente: los prefabricados. Flexibles, fácilmente adaptables a nuevos usos, los módulos premecanizados permiten un innegable ahorro de tiempo en la construcción, al armonizar las diferencias en las técnicas de construcción en todo el mundo.  

En Cataluña, Saint-Gobain participó en la construcción de un hospital de 108 camas diseñado únicamente sobre la base de elementos modulares y premontados en la fábrica. Resultado: el edificio se erigió en sólo cuatro meses en comparación con los cuatro años habituales, utilizando métodos tradicionales.  

En París, el hospital Saint-Joseph ha favorecido así las fachadas F4 de ISOVER., dimensionado y precortado en fábrica. Pero, sobre todo, son fácilmente extraíbles y reciclables, para facilitar futuros proyectos de expansión.  

En Rusia, los equipos de Saint-Gobain han desarrollado un sistema de fachada ligera sobre una estructura de acero, compuesto por placas de yeso, lana de vidrio y paneles de cemento. ¿La ventaja? Rápida instalación, excelente rendimiento térmico y acústico y una huella de carbono controlada: ¡Su producción genera 10 veces menos CO2 que otros sistemas de fachada tradicionales!  

Para reforzar su posición en este prometedor sector, Saint-Gobain acaba de adquirir la empresa Brüggemann, especialista en soluciones de madera modulares llave en mano para obra nueva y rehabilitación. Una inversión que dice mucho sobre la ambición del grupo en la construcción ligera. Porque la ventaja de la casa prefabricada no es sólo construir rápidamente, sino también convertir espacios rápidamente y multiplicar usos.  

VISIÓN DE FUTURO. ¿Se imprimirán las casas? 

El impacto de la impresión 3D en el sector manufacturero ya es tangible; sirve como puente tecnológico entre el diseño digital y los productos físicos. Ya se están produciendo juguetes, zapatos y piezas de aviones utilizando esta popular tecnología.  

¿Y si pudiera usarse para imprimir edificios enteros? Esto es exactamente lo que Saint-Gobain Weber Beamix pretende hacer en los Países Bajos. A través de una asociación con la Universidad Tecnológica de Eindhoven, Project Milestone , el equipo planea construir cinco casas utilizando tecnología de impresión 3D. Objetivo: ofrecerlos en alquiler a partir del primer trimestre de 2020.  

La naturaleza muy compleja de las impresoras significa que la impresión 3D debe realizarse en el taller o en la fábrica. Para el Proyecto Milestone, por ejemplo, los brazos robóticos imprimen partes de cada casa, que luego se transportan por carretera a su ubicación para su ensamblaje.  

Por el momento el costo de la impresión 3D también es una barrera. El diseño y construcción inicial de un objeto o una casa cuesta tanto como con los métodos tradicionales. Los ahorros no se producen hasta el segundo, tercer, quinto, decimoquinto o quincuagésimo uso del diseño, después de lo cual la eficiencia de la automatización supera el costo.  

Las casas impresas en 3D aún no presagian una revolución robótica en la industria de la construcción, pero la capacidad de esta tecnología para aumentar la eficiencia energética, reducir la cantidad de materiales necesarios y abrir nuevas vías creativas significa que podemos esperar verla desempeñar un papel más importante en nuestras vidas.